Inicio / Elite Dangerous / Elite Dangerous: Bitácora de un viaje especial – Sagittarius A

Elite Dangerous: Bitácora de un viaje especial – Sagittarius A

CUADERNOS DE BITÁCORA DE UN VIAJE ESPACIAL

SAGITTARIUS A*

Destino: SAGITTARIUS A
Sector: CENTRO GALÁCTICO
Punto de partida: CADY PORT -LAUMAS SYSTEM-
Distancia: 26017.1 AL
Fecha y hora de egreso: 7 de Septiembre 3305
Fecha y hora de regreso: 2 de diciembre 3305
Puntos de interés probables a visitar: Thor’s Eye

Esta es la bitácora del comandante Kingdred en su viaje al centro de la galaxia.

ENTRADA Nº1

Tras una no muy larga estadía vagando por entre los Sistemas de la Burbuja luego de aquel memorable primer viaje al Espacio Profundo, me decidí por fin a emprender la primera exploración con destino a un objetivo predefinido. Beagle Point y otros sectores alejados son extremadamente interesantes (¿y clichés?) para mi, y probablemente termine arribando en ellos tarde o temprano. Mas creo que el centro de la galaxia comprende un destino lógico y de escala cuando se pretende alcanzar aquellos alejados rincones del espacio. Con ello en mente me he puesto como objetivo alcanzar alguno de los sistemas fronterizos de Sagittarius A* a largo plazo, no sin antes hacer algunas paradas especialmente dedicadas a algunos puntos de interés. Se trata de sistemas interesantes que se pueden visitar por el camino y que no significan una desviación importante respecto al objetivo principal de este viaje.

Antes que nada, debo dejar registro de las condiciones en que emprendo este viaje. Sigo conduciendo mi Nautilus-03, y no tengo razones verdaderamente de peso para pensar en deshacerme de ella. Tras unas pequeñas reparaciones y un trabajo de pintura -que respeta el diseño de fábrica- está lista para emprender tamaña empresa:

Nautilus-03 desplegando drones fotográficos en 3… 2…

Por supuesto, dicho trabajo es posterior a su reacondicionamiento de módulos. No tuvo muchos cambios, pero sí ha sufrido una pequeña modificación de aleaciones y Núcleo de Energía. También se ha colocado un mejor Recolector de Combustible, se ha agregado una Unidad de Auto-mantenimiento y se ha suprimido una bahía de carga para beneficiar el Salto.

El Hangar de SRV fue uno de los principales problemas a resolver. No suelo hacer mucho reconocimiento de superficie a través del vehículo, y si un planeta me parece único y hermoso me limito a recorrerlo desde el aire. Es por esto que, durante muchos días, dudé de llevar el SRV, pensando sobre todo en el ahorro de toneladas y en lo beneficioso que esto resulta para el Salto -¡siempre!-. De hecho, vendí el Hangar y el SRV en una decisión prácticamente resuelta. Pero… luego volví a cambiar de opinión. No se trata de un viaje corto. Por el contrario, se trata de un viaje sin fecha estimativa de regreso (o si se regresará), por lo tanto será mejor contar con SRV para condiciones especiales o de emergencia. Cuento con los materiales mínimos para reparar el Soporte Vital, pero nunca está de más contar con un todoterreno que pueda recolectar los elementos en caso de utilizar los que llevo en la bahía de carga. Sacrificar unas décimas en las cifras mínimas y máximas de salto entre sistemas para suplir esta necesidad es definitivamente mejor. Además, si vamos al caso, soy de los que prefiere viajar con Saltos cortos para conocer la mayor cantidad de sistemas antes que saltar grandes distancias para llegar lo antes posible. Este no es el caso, y la distancia máxima de salto solo se hace notar cuando mis ganas de regresar a la burbuja se hacen presentes. Un caso no muy frecuente…

Así, la configuración seleccionada de módulos equipados en la Diamondback quedó de esta manera.

Con el estado de la nave a punto y la cuestión de las toneladas y el Salto resueltas, emprendí el último checklist de los sistemas de la Nautilus antes de partir:

Mmm ¿Ese botón de Autodestrucción no tendría que estar un poco menos… accesible?

Habiendo comprobado todos los sistemas, comencé el despegue. No sin antes haber establecido un punto de interés que queda de camino a Sagittarius A*: Thor’s Eye. Muchos Comandantes de Unión Cosmos admiran la belleza -y la peligrosidad- de ese Sistema y sus peculiares agujeros negros, y hasta han dejado marcado dicho sitio en el Mapa de la Galaxia. Así que tomé rumbo hacia allí como primera GRAN parada en este viaje. El primero entre una serie de puntos de interés que espero descubrir.

Poco más de 4k de AL en distancia… ¡Motores a toda máquina!

ENTRADA Nº2

Ya me encuentro fuera de la burbuja. Todo va según lo planeado, con algún emergente imprevisto. Afortunadamente, ninguno de estos accidentes ocasionó daño severo o irreversible a la expedición. E incluso algunos de ellos han sido… hilarantes, si se quiere. Uno de ellos tuvo lugar justo antes de abandonar la burbuja:

Me hallaba terminando de escanear un sistema fronterizo, antes de emprender el último Salto en territorio colonizado hacia el Espacio Profundo. Grande fue mi sorpresa cuando mis instrumentos comenzaron a fallar y la nave empezó a tambalearse. El panel indicaba que una nave no muy lejana estaba realizando una interdicción sobre la Nautilus. A pesar de mi sorpresa, tenía tiempo para maniobrar e intentar evitar la treta, mas consideré no oponerme, debido a la ausencia de carga valiosa, exceptuando la nave misma, por supuesto. En efecto, la interdicción fue exitosa. El pirata no demoró en comunicarse, informando que realizaría un análisis a mi bahía de carga. Muy educado el muchacho. Cuando comprobó el nulo valor de carga -y como había previsto- decidió ahorrar munición y energía y emprendió la retirada, no sin antes sentenciar, a través del intercomunicador, una retórica: -¿De qué rayos vives, imbécil?-. Admito que casi se me escapa una carcajada, pero me limité -tan solo con una sonrisa- a consultar la hoja de ruta y poner en marcha el MDD a velocidad de crucero, a fin de terminar el análisis del Sistema que me hallaba realizando antes de que el malhechor me interrumpiera.

Finalmente abandoné el espacio colonizado. Las probabilidades de encontrarme con el mismo percance se reducen enormemente ahora mismo, volando en Espacio Profundo, fuera de la Burbuja. Aunque nunca se sabe…

Actualmente me encuentro aproximadamente a 95 Saltos del agujero negro de Thor’s Eye, a una media de 30AL por Salto. La ruta ha sido la prevista, hasta ahora. Se trata de una ruta no muy interesante, debido a su trazado horizontal (las desventajas de la exploración con objetivos determinados) y las pocas probabilidades de encontrar algo que otro explorador no haya visto, con excepción de algunos mapeados. Son en estos momentos cuando más queda de manifiesto que toda buena ruta de exploración debe tener siempre forma vertical y/o diagonal, ya que son los modelos menos frecuentados por los colonos espaciales. Aún así, la trayectoria actual no está desprovista de vistas fantásticas, propias de las generocidades del Universo. Una verdadera belleza.

Debo hacer una mención especial para SCORPIUS DARK REGION EL-Y D116:

Arribé al Sistema aproximadamente a las 1300hs del 10 de Septiembre. Se trató de un Salto cuidado y preciso, sin sorpresas. Rápidamente emití la señal para ejecutar el escáner y poder confeccionar el mapa astral del Sistema. Confieso que no presté especial atención al número de cuerpos detectados, y ya me hallaba en la tarea de identificar específicamente cada uno de ellos mediante el medidor de frecuencias. La rutina comenzó a hacerse atípica hacia la identificación del planeta número 40, y fue recién allí cuando decidí volver sobre mis pasos y comprobar los resultados de la señal inicial emitida: ¡El Sistema tenía 62 cuerpos! Se trata del Sistema con la mayor cantidad de planetas y estrellas que he tenido el placer de escanear y analizar, hasta el momento. Adjunto fotografía del mapa astral de dicho sistema como recordatorio del récord que, con suerte, romperé quizás algún día:

ENTRADA Nº3

Sigue el viaje hacia Thor’s Eye, de camino a Sagittarius. He encontrado un par de planetas acuáticos interesantes, aunque no se trata de nada que ya no se haya visto antes. Aún así, el mapeo de los mismos dará buenos créditos. Es increíble la cantidad de planetas helados que uno puede llegar a ver, sobre todo en las zonas más alejadas de las estrellas corazón. No me tomo la molestia de mapearlos, debido al poco interés que despiertan en mi (y a los créditos que puede obtenerse a través de ello, dicho sea de paso), pero aún así a veces se da la excepción. En efecto, me detuve hace no mucho a mapear uno de estas características, solo y exclusivamente porque descubrí que nadie había dado con él antes (ni siquiera a través del escáner de Sistemas). Encontré dicho cuerpo celeste cuando piloteaba pasaba por uno de los Sistemas de Parrot’s Head:

Quien sabe, a lo mejor en algún futuro, cuando venda los datos del Sistema, lleve mi nombre como descubridor y mapeador.

Por otro lado, he estado entretenido los últimos días en torno al calor. En primer lugar, el Universo ha sido generoso conmigo y me ha obsequiado con unas panorámicas increíbles en torno a planetas con un alto contenido en metales que se encuentran a altísimas temperaturas. Ha valido la pena el riesgo de acercarme lo suficiente como para tomar una buena captura -o lo suficientemente lejos como para que los drones fotográficos no se derritan-:

Definitivamente no tiene nada que envidiarle a Mustafar, ¿eh?

En segundo lugar, he tenido un problema emergente con el Colector de Combustible. No sé por qué, pero los paneles se frieron y no lo noté hasta que me encontré en la órbita de una estrella Tipo K, con menos de un cuarto de tanque de combustible, y sin recolector. Lo solucioné alejándome a una zona un poco menos comprometida, deshabilitando todos los módulos -excepto el Soporte Vital-, cambiando manualmente algunos elementos electrónicos y luego redirigiendo la energía a una de las Unidades de Automantenimiento. Luego de varias horas de trabajo, el Colector vuelve a estar 100% operativo:

¡A drenar radiación se ha dicho, señores!

ENTRADA Nº4

¡Por fin! He podido alcanzar la primera GRAN parada de importancia de camino a Sagittarius A*: Thor’s Eye, el 27 de septiembre de 3305. Tuve el gusto de ser recibido por una enorme Estrella Tipo O, que bañó la cabina de la nave con una agradable iluminación blanca.

Además de dicha estrella, el Sistema no cuenta con muchos más planetas, ya que solo rota sobre su eje un solitario Gigante Gaseoso de Clase V, aunque debo admitir que es uno de los más hermosos que haya visto hasta el momento:

Pero el verdadero protagonista -y la verdadera razón de haber pasado por acá- es el Agujero Negro que se halla en el corazón del Sistema. Aquí unas imágenes informativas, antes del acercamiento:

Debo admitir que no estaba seguro de cuál era la distancia mínima segura de acercamiento, pero una serie de comunicaciones con los demás Comandantes de UC solventó todas mis dudas y me preparé para una exploración cercana. Todas las informaciones coincidían en que era posible acercarse a un par de millones de metros sin mucho inconveniente, además del drástico aumento de temperatura, por supuesto. De esta forma, comencé a achicar los 6k de SL que había entre la nave y dicho punto de interés.

Era mi primer Agujero Negro y, aún con tanta información de por medio, mis nervios se encontraban en auge. El chequeo y rechequeo exhaustivo de los controles y de los datos se hizo eterno durante todo el trayecto. La tensión aumentó cuando, a 1.000 sl, las órbitas de las estrellas de Sistemas lejanos que se encontraban detrás del Agujero comenzaron a bailar, a deformarse, a moverse y a iluminar de formas extrañas. Si bien el Agujero en sí mismo no es visible, la energía y la luz que éste acapara forma un espectro áureo esférico y luminoso a su alrededor, extremadamente inestable. De esa forma, uno puede darse cuenta que se halla allí mismo, aunque no pueda verlo.

Disminuí la velocidad de forma gradual hasta casi detener la nave por completo. Tras tomar aliento y encomendarme a todos los dioses Thargoides retomé el acercamiento, ahora ya a una distancia muy cercana: 1.2 mm. El espectáculo lumínico y la danza orbital incrementaron:

La experiencia fue extraordinaria. Contra todos mis cálculos, pude mantener velocidad de supercrucero a una distancia de poco más de 500km. No me atreví a acercarme mucho más, aunque no detuve la nave y me limité a permanecer en supercrucero a velocidad mínima. A pesar de la tremenda curvatura y torsión del espacio tiempo, la temperatura y todos los sistemas aún eran estables.

¡GRANDE fue mi sorpresa al comprobar las velocidades a las que el maldito gira y se mueve! Estaba ocupadísimo viendo qué sucedía al dirigir sondas de mapeo de planetas a través del Agujero -¡no pude evitarlo! y, como era de esperarse, no volví a saber de ninguna de ellas- cuando de repente me di cuenta de que ya no me hallaba a 500 km de distancia, sino a poco más de 250 km. En tan solo unos segundos, el Agujero de Thor´s Eye había recorrido una distancia de casi 250 km… ¡y se dirigía hacia mi! La sensación de que la Galaxia se comprimía en torno a él fue extrema:

Me quedé helado. Mi instinto me decía que diera la vuelta y huyera a toda velocidad, pero otra parte dentro de mi quería estar ahí y presenciar uno de los fenómenos más misteriosos del Universo. Como bien dijo un Comandante de Unión Cosmos: uno no puede evitar sentirse atraído como polilla a la luz. No moví un dedo, dejé que pasara sobre mi, los indicadores de temperatura y demás sistemas no mostraban anomalías, no podía ser tan malo… Continuó girando en dirección a la nave y, a tan solo 160km de distancia, parecía tragarse al Universo entero:

Fue una de las últimas impresiones que tuve, antes de entrar en pánico. Por un instante pensé en si era posible desplegar los drones fotográficos, teniendo al mismo tiempo la sensación de que era devorado por algo gigantesco, pero el miedo se apoderó de mí cuando, de pronto, la nave sufrió una sacudida, siendo forzada a salir de supercrucero. Esta interdicción natural me arrojó a una galaxia desconocida, nunca antes vista, donde colores, luces y sombras parecían danzar alrededor de un núcleo que llamaba a la nave hacía su interior. Todo comenzó a fallar: la temperatura comenzó a aumentar exponencialmente, la dirección de la nave pareció ser sacudida por un choque desde la trompa y algunos sistemas comenzaron a presentar problemas. Reaccioné. Lancé un eyector térmico para normalizar la temperatura por unos minutos, traté de estabilizar la dirección de la nave y comencé un giro a 90º hacia la izquierda, ya que no tenía esperanzas de un giro hacia la derecho y seguir de frente o tratar de girar a 180º parecía un suicidio. Activé los impulsores: no funcionaron. El fallo de energía comenzaba a afectar todos los sistemas. Continué intentándolo una vez que el giro estuvo completo y, por suerte, tras redirigir la energía de algunos sistemas los impulsores funcionaron por unos pocos segundos. Los suficientes como para no verme arrastrado hacia atrás y ganar valiosos metros.

Comprendí que era posible escapar cuando la energía se estabilizó, los impulsores funcionaron a toda máquina y cuando los vellos de mi nuca comenzaron a volver a su sitio. Sabía que aún no era del todo seguro, pues a través de la dirección podía sentir cómo la parte izquierda y trasera de la Diamondback era fuertemente atraída. La enorme energía despedida y arremolinada a través del agujero podía sentirse incluso desde dentro de la cabina de la nave:

ENTRADA Nº5

¡Encuentro!

Han pasado unos días desde la experiencia con el Agujero Negro. Aún me encuentro por el Sistema Thor’s Eye, llevo explorando sus profundidades, a pesar de la ausencia de planetas. El Salto al próximo Sistema está previsto dentro de aproximadamente 5 horas.

Afortunadamente, hace un par de horas tuve el placer de coincidir con el CMDT LeoNukeM, que pasaba cerca de Thor’s Eye en su viaje de regreso a la Burbuja, desde el corazón de la Galaxia. Informándonos a través del intercomunicador galáctico nos dimos por enterados de que estábamos muy cerca. El Comandante tuvo la brillante idea de pactar un encuentro entre ambos para combatir un poco la soledad de la exploración cósmica. Así, nos reunimos cerca de las 1700, en un punto cercano a los anillos del único Gigante Gaseoso que habita el Sistema.

Se trató de un encuentro fructífero y poco usual, y por ende doblemente valioso. Charlamos muchas horas, hasta que el trabajo nos reclamó a ambos, y partimos en direcciones opuestas. Por supuesto, no pudimos evitar aprovechar la ocasión para poner los drones fotográficos a trabajar. Adjunto algunas capturas de las panorámicas obtenidas.

La bitácora del comandante Kimgdred tiene 13 ENTRADAS en total. Para seguir disfrutando de su aventura ingresa a nuestro foro dedicado haz clic en el siguiente enlace para ingresar:

Acerca de Nuni

De chico soñaba con ser Roy Fokker. Los Decepticons eran mis ídolos. Siempre quise que Gargamel matara a los pitufos, que a León-O le quitaran su espada y que ALF se comiera al gato. He-Man es gay.

También mira

Elite Dangerous: Anuncian la actualización de Abril

Saludos Comandantes, Acaban de anunciar que la próxima actualización de Elite Dangerous, la actualización de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: